Buscar
  • Capitán Martínez

Por una autarquía sofocrática

Actualizado: 30 de jul de 2019

En el episodio número 4 de nuestro podcast estuvimos repasando las formas de gobierno que existen según la oficialidad. Analizamos algunas definiciones y al final propusimos nuevos términos para definir lo que realmente se esconde detrás de estas pantomimas que son los gobiernos actuales. Os invitamos a consultar las definiciones y la etimología de democracia, autocracia, autarquía, teocracia, sofocracia, etc. En el capítulo del podcast hacemos un repaso completo, pero en esta entrada del blog sólo incluimos algunas definiciones de los términos que nos han parecido más significativos.


CRACIA – El sufijo -cracia deriva del griego -krátos que significa 'gobierno' y está relacionado con los siguientes sufijos: ... – crata (partidario de un gobierno): demócrata, aristócrata, ácrata...

ARQUÍA – El sufijo -arquía procede del griego -arkhía e indica 'gobierno, poder, mando'.


Nos llama la atención que autocracia se utiliza para denominar una dictadura, cuando podría denominar el 'gobierno de uno mismo' (sobre sí mismo). Sin embargo, para denominar este 'gobierno de uno mismo' encontramos el término autarquía, en su tercera definición.


AUTARQUÍA

1. Sistema económico en el que un estado se abastece con sus propios recursos, evitando en lo posible las importaciones.

2. Doctrina política y económica que propugna este sistema.

3. Estado o situación del que se gobierna a sí mismo.


En cuanto a la etimología de la palabra autarquía, es un préstamo del griego autárkeia, y podría ser la 'capacidad de bastarse a sí mismo', compuesto de autós, 'sí mismo' y arkeîn, 'bastar'. También es un préstamo del griego autarchía , y vendría a ser el 'mando de uno mismo', compuesto de autós, 'sí mismo' y arche, 'mando, autoridad'.


Un término que no conocíamos y que curiosamente nunca se menciona ni siquiera como posibilidad es la acracia.


ACRACIA

1. Doctrina política que pretende la desaparición del Estado y de sus organismos e instituciones representativas y defiende la libertad del individuo por encima de cualquier autoridad.


De entre todos los términos oficialistas para definir los sistemas de gobierno ya conocidos (república, monarquía, etc.) y entre los descritos en La República de Platón (sofocracia, aristocracia, tiranía, dictadura, plutocracia, democracia, oclocracia) nos llamó la atención el término sofocracia, que tampoco conocíamos y que vendría a ser el 'gobierno de los sabios'. Según Platón, ni los más fuertes, ni los más ricos, ni los más populares deberían tener el mando. Serían los sabios quienes deberían guiar al pueblo "como un capitán gobierna a un barco", pues los sabios conocen mejor el camino. Obviamente los sabios no están gobernando el barco de la Humanidad, pues parece que no conocen el camino para llevarnos a buen puerto, sino más bien lo contrario. Algunos autores sostienen que este sistema que sufrimos favorece que los mediocres lleguen al poder. ¿Vivimos en una idiocracia o en una ineptocracia? Estos dos últimos términos están construidos con vocablos del castellano. Si deseamos mantener las raíces del griego antiguo e inventar nuevos términos os proponemos ilithiocracia, 'gobierno de los idiotas' o anoitocracia, 'gobierno de los sin-cerebro'. Está claro que tampoco vivimos en una meritocracia (en griego podría ser axiocracia, 'gobierno de los sin-valor'), sino más bien en una enchufocracia o trepocracia (que en griego pordría ser anaxiocracia, 'gobierno de los sin-valor').


Opinamos que todos estos trepas inútiles que tenemos como gobernantes en realidad son tontos muy útiles que hacen lo que les dicta una élite, y por los tanto estaríamos ante una marionetocracia o titiricracia (que en griego antiguo podría ser neuropastocracia o andrikelocracia). Estos muñecos sin voluntad propia son movidos por los hilos de un gobierno externo (que podría decirse sinocracia), un gobierno escondido (kriptocracia). Esta oligarquía, 'gobierno de unos pocos', o corporatocracia que nos domina subterfugiamente está formada por avariciosos (aplistokracia), gentes sin alma (akardocracia), malvados (kakocracia), perversos (diestramerarquía), sin sentimientos (anestitocracia), psicópatas, maquiavélicos y narcisistas (psicopato-narciso-maquiavelocracia). Nuestros verdaderos gobernantes son expertos mentirosos, engañadores, y confundidores que usan regímenes de mentira (pseudocracias) para ocultarse. Son sanguijuelas que nos chupan las sangre (parasitocracia), verdaderos monstruos (teratocracia).


Es curioso el respeto que tenemos a nuestros gobiernos, teniendo en cuenta el daño que nos hacen y el poco respeto que nos tienen ellos a nosotros. No es de extrañar que la palabra jerarquía viene a ser etimológicamente 'orden sagrado', u 'orden divino'. Tal vez por ello nos es imposible o inimaginable destruir o atentar contra un orden establecido, pues nos han grabado a fuego en el inconsciente que este orden viene del cielo. Os invitamos a borrar esa idea de nuestras mentes y romper cualquier jerarquía que sea puesta o impuesta por medio de mentiras o medias verdades y que no emane de una manera natural del pueblo libre. No hacer nada no es la solución, y meter la cabecita en el suelo en plan avestruz obviamente tampoco lo es. Volviendo al barco del que hablaba Platón, os invitamos a ser las capitanas y capitanes de nuestro propio barco. Nadie tiene por qué gobernar nuestra nave ni nosotros tenemos por qué dirigir a los demás. Podemos y debemos ser sabios, seres auto-pensantes, construirnos a nosotros mismos por medio del estudio, el desarrollo del pensamiento crítico, el sentido común y la búsqueda de la Verdad. Os proponemos una autarquía sofocrática, que vendría a ser el 'gobierno de uno mismo desde la sabiduría'. Todas estas palabras no sirven de nada si no las creemos y sobre todo si no las creamos. Un primer paso importante sería entender que podemos y debemos controlar nuestra propia educación (que no adoctrinamiento) y decidir con quién y cómo nos asociamos, creando nuestras propias estructuras sociales, de trabajo, de comercio, etc. desde abajo y de una manera natural, no impuesta. En los próximos episodios del El Submarino Subversivo os iremos proponiendo más acciones concretas para convertir estas ideas en realidad.

55 vistas
  • mensaje en una botella 03
  • instagram
  • facebook 02
  • YouTube
  • Telegram 2

Web: Contramaestre Teo Legrá   |   Arte: Capitán Martínez

© 2019 El Submarino Subversivo